Cementerio de San Isidro

El cementerio de San Isidro fue construído en 1811 tras la prohibición por José Bonaparte de enterrar a los difuntos en las iglesias, desde entonces nos ha legado un rosario de estilos artísticos y arquitectónicos que abarcan todo el siglo XIX y parte del XX.

Durante años fue el preferido de la alta sociedad madrileña, y entre sus panteónes se pueden encontrar personajes tan ilustres como Mesonero Romanos, Antonio Maura, Campomanes o la familia de pintores Madrazo. En 1902, la Asociación de Escritores y Artistas construyó un panteón para alojar las cenizas de los grandes personajes del mundo de la cultura, entre ellos aquí descansan los restos de Mariano José de Larra, Eduardo Rosales, José de Espronceda o la sin par Rafaela Aparicio.

El cementerio fue construído sobre la Colina de las Ánimas, situada detrás de la Ermita del Santo,  lo que nos otorga unas excelentes vistas de la cornisa sobre la que se sitúan el Palacio Real o la Basílica de San Francisco el Grande.

Se encuentra en el Paseo de la Ermita del Santo nº 78.

Tags:

No comments yet.

Leave a Reply