Noche y Día

Con motivo de la última remodelación de la estación de Atocha se ha abierto esta pequeña plaza que parece concebida como una zona de espera para viajeros al aire libre.

Las dos esculturas del célebre pintor madrileño Antonio López se encontraban anteriormente en el vestíbulo del AVE y ahora se pueden admirar desde la calle, donde componen una inquietante y tierna mirada al paisaje industrial madrileño. Desde aquí se pueden contemplar los exteriores de las dos últimas ampliaciones de la estación de Atocha, ambas del arquitecto Rafael Moneo, aunque bien diferenciadas.

La disposición de los bancos y las esculturas, más propias de una sala de museo, convierten a este lugar, uno de los más estruendosos de la ciudad, en un rincón contemplativo.

Tags:

No comments yet.

Leave a Reply