Ermita San Antonio de la Florida

Esta ermita se levantó por orden de Carlos III, aunque posteriormente fue derribada y reconstruida en dos ocasiones. Antiguamente pertenecía al palacio de la Florida, demolido a su vez para construir la estación del Norte, antecesora de la que hoy conocemos como de Principe Pío. En la actualidad tiene un ermita gemela que sirve para el culto, mientras que la original alberga un museo municipal.

Sin duda, lo que nos trae hasta aquí, mas allá de su sobria arquitectura exterior, son los maravillosos frescos que pintó Francisco de Goya, realmente espectaculares. Los de la cúpula destacan por su exquisito tratamiento de la luz, que nos integra en la escena representada convirtiéndonos en espectadores de excepción. En ellos se representa uno de los milagros de San Antonio de Padua bajo la atenta mirada de personajes castizos madrileños (majas, chisperos, etc.).

Inspirado en uno de esos personajes, en concreto el de una joven madrileña, el director de cine Milos Forman desarolló el guión de la película Goya’s Ghosts, con la actriz Natalie Portman como protagonista.

A los pies del presbiterio destaca el panteón del famoso pintor, así como la lápida original de su tumba del cementerio de Burdeos, donde falleció. Junto a Goya yace también su gran amigo Miguel de Goicoechea, aunque los restos del pintor están incompletos, ya que en 1919 se extrajo el cráneo para la realización de estudios científicos y actualmente está en paradero desconocido.

Tras la visita a la ermita no hay que dejar de probar el fabuloso pollo asado en “Casa Mingo”, tradicional restaurante situado justo al lado.

Está en el paseo de la Florida, a la altura de la glorieta de San Antonio de la Florida.

Tags:

No comments yet.

Leave a Reply