La Casa de los espejos retrovisores

Como bien indica su nombre, es una tienda de espejos retrovisores. Exclusivamente. Este hecho y que funcione como tal desde los años 50, además de ser amablemente atendida por su dueño, hacen de este pequeño comercio una rara avis en estos días. Además, tal y como rezan los rótulos, sus precios son de fábrica (comprobado con el retrovisor de un Opel Astra del 93).

Tags:

No comments yet.

Leave a Reply