Casa Mingo

La más veterana de las sidrerías madrileñas abrió sus puertas en 1888 y aún produce su propia sidra, procedente de los manzanos de Villaviciosa, en Asturias.

Se encuentra en un antiguo almacén ferroviario que pronto se convirtió en fábrica de sidra. Botellas, barricas y objetos de la época cubren sus altas paredes, por lo que se ha convertido en escenario de numerosas películas costumbristas e históricas.

Su especialidad es el pollo asado, delicioso, y el chorizo a la sidra, todo a precios muy razonables.

En verano habilitan una terraza que mira a la ribera del Manzanares y sus centenarios árboles. Justo al lado se encuentra la Ermita de San Antonio de la Florida, cuyos fantásticos frescos de Goya bien merecen una visita.


Tags:

No comments yet.

Leave a Reply