La casa de los Lagartos

Se la conoce así por los reptiles que trepan por sus cornisas aunque, en realidad, parece que se trata de salamandras. Tiene forma estrecha y alargada y sus viviendas se conforman con un largo pasillo que distribuye todas las estancias hacia el exterior, no tiene patios.

Se trata de un raro ejemplo de modernismo vienés, una corriente que se desarrolló en la primera década del siglo pasado en centroeuropa, poco frecuente en Madrid: una joya arquitectónica ante la que compensa levantar la vista para disfrutar de semejante rareza presente en la ciudad desde 1912.

En la calle Mejía Lequerica nº 1, cerca de Alonso Martínez.

Tags:

No comments yet.

Leave a Reply